El papa Francisco se reunió con Merkel antes de recibir el premio.
Inicio / Impreso / Papa: “Sueño una Europa, donde ser emigrante no sea un delito”

Papa: “Sueño una Europa, donde ser emigrante no sea un delito”

El papa Francisco dio un fuerte mensaje, que evocó el famoso discurso de Martin Luther King, al recibir la distinción más importante de Europa. El pontífice se reunió con Ángela Merkel antes de recibir el premio Carlomagno. “Sueño una Europa, donde ser emigrante no sea un delito, sino una invitación a un mayor compromiso con la dignidad de todo ser humano”, dijo el Santo Padre.

EL VATICANO.- Con estas palabras, que evocaron el famoso discurso de Martin Luther King, ya que nueve veces dijo “Sueño una Europa”, el papa Francisco volvió a sacudir ayer a la dirigencia política europea, a la que llamó a construir puentes y a derribar muros y a impulsar un “nuevo humanismo europeo”, basado en la integración, el diálogo y una economía social de mercado.

“El tiempo nos enseña que no basta solamente la integración geográfica de las personas, sino que el reto es una fuerte integración cultural”, aseguró, en un discurso que quedará en la historia como uno de los más importantes de su pontificado, que pronunció tras recibir el premio Carlomagno de Aachen, el más prestigioso de Europa.

La distinción fue otorgada en el pasado a figuras de la estatura de Konrad Adenauer, Winston Churchill, Juan Pablo II, entre otros. ¿El motivo del galardón? “Por su extraordinario compromiso en favor de la paz, de la comprensión y de la misericordia en una sociedad europea de valores”.

Al hablar sobre la necesidad de integración, destacó que “las raíces de Europa se fueron consolidando en el transcurso de su historia, aprendiendo a integrar en síntesis siempre nuevas las culturas más diversas y sin relación aparente entre ellas” y que “la identidad europea es, y siempre ha sido, una identidad dinámica y multicultural”. “No basta solamente la integración geográfica de las personas, sino que el reto es una fuerte integración cultural”, advirtió.

Recordó después que en la situación actual no permite meros observadores de las luchas ajenas, sino, al contrario, es un firme llamamiento a la responsabilidad personal y social. Destacó, en este marco, el papel de los jóvenes: “Ellos no son el futuro de nuestros pueblos, son el presente; son los que ya hoy con sus sueños, con sus vidas, están forjando el espíritu europeo”, dijo.

“No podemos pensar en el mañana sin ofrecerles una participación real como autores de cambio y de transformación. No podemos imaginar Europa sin hacerlos partícipes y protagonistas de este sueño”, agregó, denunciando luego la alta desocupación que sacude al continente, que hace que muchos jóvenes deban emigrar de sus países.

Commentarios

comentarios

Mira también

El Congreso chileno aprobó el matrimonio igualitario

SANTIAGO.- El Congreso de Chile aprobó el proyecto de ley que permitirá el matrimonio igualitario, por lo que …