La mandataria brasileña Dilma Rousseff y el vicepresidente Michel Temer.
Inicio / Mundo / Temer está con obstáculos para formar un eventual gobierno

Temer está con obstáculos para formar un eventual gobierno

Desde las sombras, mientras se aguarda la decisión del Senado sobre el proceso de impeachment a la presidenta Dilma Rousseff, el montaje de un eventual gobierno a cargo del actual vicepresidente Michel Temer se topa con varios obstáculos. Algunos aliados se niegan ser parte del gabinete, que pretende formar, si prospera el proceso. Desde el PSDB aseguran que no quieren ser parte del gabinete pero tienen el deber de apoyar a Temer.

RÍO DE JANEIRO.- El mayor de ellos es la renuencia de la principal fuerza opositora a Dilma, el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), de formar parte de un gabinete dirigido por Temer, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que hasta el mes pasado era el mayor aliado del oficialista Partido de los Trabajadores (PT).

En los últimos días, Temer intensificó sus reuniones con posibles candidatos a ministros, y una de las personas mencionadas es el senador socialdemócrata José Serra, ex gobernador del estado de San Pablo y ex ministro de Salud de Fernando Henrique Cardoso. Pero el acercamiento del vicepresidente a Serra no fue bien visto en las filas del PSDB, donde se cree que habría un conflicto de intereses por la candidatura presidencial socialdemócrata en 2018. Tanto Serra como el actual gobernador de San Pablo, Geraldo Alckmin, como el presidente del partido, el senador Aécio Neves, expresaron sus deseos de competir por la presidencia.

“Vamos a darle todo el apoyo para sacar a Brasil de la crisis, pero no tienen que quedar dudas sobre el proyecto propio del PSDB. Discutiremos eventuales invitaciones en carácter personal,  quien tenga un cargo ministerial tiene que estar totalmente alineado con el gobierno, pero el PSDB puede no concordar en un ciento por ciento”, dijo el secretario general socialdemócrata, el diputado Silvio Torres.

La postura de la mayoría del partido es que no se acepte directamente ningún cargo en un eventual gobierno Temer.

Si el Senado aprueba el impeachment por mayoría simple, la presidenta sería inmediatamente apartada del poder por un plazo de hasta 180 días, mientras los senadores realicen el juicio propiamente dicho, por maniobras fiscales ilegales para esconder el déficit. Mientras tanto, Temer asumiría la presidencia de forma interina, y sólo permanecería por el resto del mandato -hasta el 31 de diciembre de 2018- si Dilma fuera hallada culpable y destituida.

El temor del PSDB también es que próximamente el Tribunal Superior Electoral (TSE) pueda avanzar en sus investigaciones sobre las denuncias de financiamiento ilegal -con dinero desviado de Petrobras- de la campaña Rousseff-Temer en 2014 y anule el mandato de ambos, con lo cual se convocaría a nuevos comicios en 90 días.

Commentarios

comentarios

Mira también

Rusia: Registran máximo diario de nuevos contagios y rozan el récord de muertes por COVID en 24 horas

MOSCÚ.- Rusia registró en las últimas 24 horas un número récord de 34.303 nuevos casos de …