Domingo , noviembre 18 2018
Inicio / Columnistas / Mazzoleni y la ley del menor esfuerzo

Mazzoleni y la ley del menor esfuerzo

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter
Por: Cirilo Ibarra Enciso.
Por: Cirilo Ibarra Enciso.

La Organización Mundial de la Salud, cada mes de noviembre, promueve la semana mundial de concientización sobre el uso de los antibióticos. El objetivo es estimular las mejores prácticas en la resistencia a los antibióticos. También recomienda a los responsables de la salud la formulación de políticas para evitar la aparición y propagación de resistencia a los antibióticos.

Sin embargo, en nuestro país, el ministro de Salud, Dr. Julio Mazzoleni, lejos de buscar algún mecanismo, alguna campaña de concienciación sobre los riegos del abuso en la utilización de los antibióticos, optó por la ley del menor esfuerzo, sacando una resolución de prohibición de la venta de los antibióticos sin receta médica.

La medida se impone por el “uso indiscriminado, inapropiado, la automedicación, la compra sin prescripción médica y el uso irracional puede contribuir a la resistencia a los antibióticos, ésta resistencia puede ser la diferencia entre la vida y la muerte en pacientes muy graves”, argumentó Mazzoleni.

Suena como una disposición impostergable y es probable que sea así, pero ni la propia Organización Mundial de la Salud prohíbe, porque esa entidad maneja que los antibióticos son los fármacos que más se compran sin receta, hasta en los países de primer mundo.

Pero lastimosamente en nuestro país, muchas veces se hace lo que se puede, no lo que se debe. Y sería importante que el ministro sepa que estamos en Paraguay, donde según últimos estudios, existen 22,5 agentes de salud por cada 10.000 habitantes a nivel nacional. Que la distribución geográfica de los mismos no es equitativa, debido a la falta de infraestructuras e incentivos para trabajar en las zonas rurales. Eso hace que un 70% de los agentes de salud se encuentren concentrados en la zona de Asunción y alrededores.

¿Sabe Ud. señor ministro cuantos puestos de salud, cuantos centros de salud y hasta hospitales están sin médico?, inclusive en la Gran Asunción, para no ir muy lejos. ¿Sabe Ud. que existen comunidades de donde los pobladores deben desplazarse kilómetros y kilómetros para acceder a una consulta médica?

Lógicamente no es lo ideal la automedicación, pero al estar al tanto de

nuestra realidad, al parecer no hay de otra que recurrir al farmacéutico para pedir una medicación en una situación de emergencia. Y lo ideal es que después se recurra a la consulta y con el diagnóstico, más la receta llegar hasta una farmacia.

Aquí es importante destacar la incoherencia al Dr. Mazzoleni, porque en el mes de agosto pasado, cuando ya era ministro, en el VII Congreso Paraguayo de Medicina Familiar, en una exposición sostuvo que en nuestro país existen más de 800 Unidades de Salud Familiar, de las cuales 150 están sin médico.

Agregó que existe la necesidad de ir captando especialistas en Medicina Familiar para llenar espacios en las Unidades de Salud Familiar y remarcó que las 650 Unidades de Salud Familiares con médico, solo 65 tienen especialistas. ¿Le habrán dado el informe para leer?, porque demuestra que no maneja esos números.

Dr. Mazzoleni, su disposición de la exigencia de recetas para la venta de antibiótico no es de fácil cumplimiento. En Paraguay, es normal copiar de los países vecinos, especialmente en lo referente a leyes, y hasta en la Argentina, por ejemplo, no se cumple.

En el 2009 se sancionó una legislación para evitar el mal uso de los medicamentos de venta libre, sacándolos de las góndolas de acceso al público para que sólo puedan ser comercializados con indicación médica. Sin embargo, nada se hizo aún para que se cumpla esa ley, al igual a la que rige para los antibióticos y controlar su venta.

Al observar aquí la disposición del ministro de Salud, lo primero que se nos ocurre es que vive literalmente en un termo, que no tiene visión real de la vida y de lo que sucede a nuestro alrededor. Tendría que mirar un poco las informaciones cotidianas, o que camine por las periferias de las ciudades de Central y mejor aún si puede viajar al interior y llegar a los más recónditos puntos del país.

Mientras tanto, para que tenga noción de la realidad de la salud en el Paraguay, es oportuno lanzarle al Dr. Mazzoleni algunos datos. Hace poco, pero durante el gobierno de Cartes aún, por primera vez en 110 años de existencia, la comunidad de Puerto Guaraní, ubicada en la ciudad de Fuerte Olimpo, departamento de Alto Paraguay, pudo contar con un médico fijo para el Puesto de Salud.

Durante una gira por la región del Chaco paraguayo, el entonces ministro de Salud, Carlos Morínigo, firmó la resolución por la cual designa al Dr. Cristhian Ruiz Díaz como médico del Puesto de Salud de Puerto Guaraní.

Y para no ir tan lejos, en Santiago Misiones, hace alrededor de un año, tras

mucho tiempo la Unidad de Salud Familiar (USF) volvió a contar con un médico familiar (Dr. Raúl Ernesto Morel). Así informó el doctor Rodney Giménez, director de la Octava Región Sanitaria.

No hace mucho murió una niña en la localidad de R.I. 3 Corrales, Caaguazú, sin que pueda ser atendida, porque la única doctora que atiende en el lugar, Raquel Franco, se encontraba con permiso por problemas familiares.

Son simplemente algunos de los centenares de casos, para que el Ministro de Salud sepa que éste es Paraguay y que ésta es nuestra realidad.

Commentarios

comentarios

Mira también

Luis Christ, ¿salvar vida o recaudar?

La semana pasada, el director de la Patrulla Caminera, Luis Christ Jacobs, exintendente municipal de …