Lunes , septiembre 24 2018
Inicio / Columnistas / Presidente, cuidado con los “gángsters”

Presidente, cuidado con los “gángsters”

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter
Por: Cirilo Ibarra Enciso. Periodista de ADN en Mariano Roque Alonso
Por: Cirilo Ibarra Enciso. Periodista de ADN en Mariano Roque Alonso

A partir de 1920 empezó una época dorada para los gangsters en Estados Unidos. Aquellos personajes provenían, en parte de la inmigración y en parte de los estratos más bajos de la sociedad. Esos individuos se obligaban, bajo juramento, a ayudarse mutuamente y a no servir de testigos ante ningún tribunal.

Una similar época empezó en nuestro país, hace unos años nada más, pero rápido se extendió a diversos estamentos, incluyendo al ámbito del periodismo. Lastimosamente en este gremio, las “estrellas” serían los más parecidos a aquellos, por el hecho de que utilizarían medios poco escrupulosos para obtener tal vez dinero u otras ventajas.

De ahí es importante y oportuno la advertencia al presidente de la Republica, Mario Abdo Benítez, para que tenga cuidado con los “gangsters”, que hoy pueden ser “blancas palomitas”, pero las ventajas son sus modos de vida y probablemente están dispuestos a obtener beneficios, hasta a través de la coacción más ruin.

En el mes de enero pasado, Alberto Candia escribió en ABC algunos artículos con el título “Cartes y los periodistas”. Destacó que “la manía persecutoria de Horacio Cartes hacia que los periodistas sean declarados enemigos del gobierno” y hasta comparó con la época de la dictadura stronista, “aquel sistema también apresaba, aislaba, enjuagaba y recomendaba la línea a seguir”.

¿Qué se habrá fumado este personaje?. El expresidente jamás se ocupó de las cosas insignificantes, tenía que atender temas de intereses comunes y realmente importantes, no dejarse llevar, quizás por chantajes baratos. Cartes siempre puso en vigencia, tácitamente, aquel dicho que dice “el águila no casa mosca”.

Para conocimiento de este “periodista”, vale avisarle que no es necesario remontarse a tantos años atrás para hablar de la relación “Cartes-periodistas”. No más de 4 años, porque esa supuesta enemistad tuvo origen en aquella posible propuesta “deshonesta”, que habrían realizado los “capos” del periodismo al entonces presidente de la república.

No lograron el propósito y no fue Cartes el que se enojó con ellos, fueron ellos los que rápidamente se pusieron en contra de todos los que hacía el gobierno, pese a que el diario Extra publicó una información titulada

“Periodistas ya ven mejoras tras reunión con Cartes”. Ese año, diario Extra no era todavía del Grupo Vierci, por lo que sin ningún problema publicó la nómina de los periodistas en la reunión “secreta” con el presidente Horacio Cartes: Óscar Acosta y Luis Bareiro (Telefuturo), Carlos Peralta (780 AM), Carlos Troche (Canal 9), Armando Rivarola, Roberto Sosa (Abc) y Guillermo Domaniczky (Canal 13).

Destaca igualmente el diario que “Mina Feliciángelli hizo estallar la polémica” y mencionó además que Óscar Acosta hasta llegó a vetar nombres de algunos periodistas que inicialmente iban a ser invitados.

Siguió diciendo “Óscar Acosta vetó los nombres de Víctor Benítez y de Benjamín Livieres, con lo que dejó claro su postura de que fue el conductor de Telefuturo, quien elaboró la lista de los invitados y vetados.

En aquel momento, Enrique Vargas Peña se quejó (para la exportación nada más) porque posiblemente fue quien impulsó ese encuentro. A través de su cuenta de Twitter dijo: “Che, la reunión con Horacio Cartes fue con periodistas, no con propietarios y supongo que la invitación es por rating, no es lo justo”, señaló.

Por su parte, según el diario Extra, “Mabel Rehnfeldt, como recogiendo el guante, tuiteó: Para los que me preguntan, no. Nunca se reuniría conmigo. No nos queremos. Sentimiento es mutuo”.

El finado Víctor Benítez, enfatizó: El poder te puede pedir silencio, pero tu obligación es con la gente, no con el poder. Les deja muy mal parados a los periodistas el haber mantenido el secreto de la reunión”, dijo y agregó: “Le salió un almuerzo a Horacio Cartes hacerle cambiar de opinión a Luis Bareiro”.

Pero, es evidente que Benítez se equivocó al suponer que el poder pide silencio, porque Cartes, a lo largo de los 5 años en el poder, demostró que ese no es su estilo y a todos los periodistas que estuvieron en aquella reunión, el tiro le salió por la culata. Desde aquel momento comenzaron a ver todo mal en el gobierno de Cartes, se convirtieron en grandes bravucones, pero curiosamente hoy, en el inicio del nuevo gobierno, pasaron a convertirse en “blancas palomitas”, como decía una publicación de ADN, hace unos días.

Mientras tanto, para la gente fue lamentable lo que intentaron los “grandes” del periodismo nacional, para luego estar hablando de libertad de prensa. Es que no puede haber libertad cuando se busca que la prensa esté a medida del gobernante de turno. Menos habría libertad con alcahuetes periodistas para ejercer la formación de opinión de acuerdo a los intereses de sus patrones, dueños de medios de comunicación.

Para Juan Pueblo, los periodistas defraudaron a sus seguidores, porque querían convertirse en Cáceres Almada o en Poncho Pyta Mafiodo, de la época del Stronismo.

Hoy no sería nada extraño que ciertos periodistas le quieran someter al presidente Mario Abdo Benítez al chantaje, porque no saben hacer otra cosa o porque son exigidos por sus patrones para actuar así. ¡A tener en cuenta presidente!

Commentarios

comentarios

Mira también

Contrabando, cuidado con ABC y Última Hora

Hace unos días, un agente del Departamento Técnico Aduanero de Vigilancia Especializada (Detave), Blas Cabañas, …