lunes , diciembre 9 2019
Inicio / Editorial / Ángel y Demonio

Ángel y Demonio

La marihuana es el ángel y el demonio. Fumarla produce efectos nocivos a la salud, como está comprobado científicamente. En cambio, su uso medicinal, es fantástico como lo atestiguan miles de pacientes con dolores crónicos, en todo el planeta.

En nuestro país, luego de un  debate no tan extenso, que para muchos pasó desapercibido incluso, el uso del cannabis como medicina ya está autorizado.

Ocurre lo de siempre. El Ministerio de Salud, el único autorizado para regular la producción y comercialización del extracto de la planta, no hace bien su trabajo. Posiblemente a cambio de ciertos favores, los de siempre,  se autorizó a un par de laboratorios privados que fabriquen el producto, entregando al ministerio como compensación, determinado porcentaje del producto. Esto no se cumple. No hay aceite de cannabis para el uso público. Ergo, la gente se tiene que surtir de los privados, costosos y posiblemente hasta adulterados.

Se esperó un tiempo razonable, pese a las protestas, no hay respuestas, entonces la organización “Mamá Cultiva”, está queriendo forzar las cosas. En la plaza Italia mañana harán un taller de uso del producto y repartirán mil plantines de marihuana con su correspondiente kit de germinación, etc. La Senad mira con recelo el tema y sostiene que es ilegal.  La organización respondió que todo es válido porque tiene fines medicinales.

El contrapunto está planteado. Lo cierto es que de este modo las cosas pueden salirse del cauce. Primero “Mamá cultiva” no tiene forma alguna de verificar el uso correcto de la simiente, la retirarán tirios y troyanos que seguramente las usarán para el bien  y para el mal.

Es un tema delicado y ni siquiera a Uruguay que planteo las cosas de manera institucional, le está yendo tan bien  con la iniciativa. Se verifica una serie de problemas que no estaban previstos inicialmente.

Por ello se debería presionar al ministerio de manera diferente.  Recurrir al Parlamento incluso ya que se vulnerando una ley de la Nación.

Los talleres públicos con distribución de marihuana podrían ser incluso objeto de una represión  por parte de las fuerzas antidrogas, algo que la sociedad no necesita.

El uso medicinal esta cien por ciento comprobado. Es una panacea para los dolores tipo reumáticos, lumbares, incluso cancerígenos etc. No se la consume. Se usa como pomada dérmica.

Mamá Cultiva tiene razón. Pero debería ajustar el método para presionar a las autoridades. Debe ser terrible para ellas ver a un hijo retorciéndose de dolor cuando se tiene el modo de mitigarlo al alcance de la mano…y no se hace nada.

Commentarios

comentarios

Mira también

Voces de alarma

Pasó poco tiempo de iniciado el “estudio” del PGN 2020 en el Congreso para que …