martes , octubre 22 2019
Inicio / Editorial / Deben llegar hasta el fondo

Deben llegar hasta el fondo

Por supuesto que es positivo que organismos del gobierno y de la Fiscalía hayan identificado al director de Detave, general Ramón Benítez, como un cabecilla de una banda delictiva que repartía grandes coimas para facilitar el contrabando. Pero pensar que esto termina aquí y que es tiempo de felicitaciones, es negar la realidad, que parece demostrar que el esquema es mucho mayor y que hay personajes de varias instituciones y que llegarían hasta la propia Fiscalía.

Para colmo, se habla de poderosos empresarios y periodistas que habrían estado involucrados en el hecho, lo que pone en evidencia que el esquema es mucho más grande de lo que parecía a primera vista. Y los investigadores deben llegar al final, identificando a cada una de las piezas del engranaje de corrupción y contrabando, que llegó a robar sumas millonarias a las arcas del Estado.

Alguien dijo alguna vez que en nuestro país nada funciona tan bien, tan exquisitamente engranado, como la corrupción. Y esto se ha visto en muchos casos que se han llegado a investigar mediante denuncias de medios de comunicación y se comprueba una vez más con el “Operativo Brillante” que ahora salió a la luz.

Produce optimismo ver a un militar de alto grado caído. Pero que esto no nos enceguezca como para no seguir buscando todo lo que está detrás. Benítez bien puede ser un chivo expiatorio, cuya cabeza ha sido expuesta para que el negocio continúe sin mayores contratiempos.

Altos funcionarios públicos, fiscales, empresarios y hasta periodistas parecen estar involucrados, según lo reconocieron los propios investigadores. Pero que esto no quede en mera expresión, sin llegar al fondo de la cuestión. Es necesario que, así como lo fue el general Benítez, sea identificado cada funcionario, cada agente fiscal, cada empresario y cada periodista que tuvo participación en este esquema, sin importar que simplemente haya recibido monedas, por permitir el pase de productos de contrabando, por hacer oídos sordos a las denuncias o por evitar la publicación de las mismas.

Los investigadores deben revisarlo todo, hasta debajo de las piedras, en cada una de las dependencias de Aduanas y de las demás instituciones, y a no olvidar a la Fiscalía, ya que no sería la primera vez que agentes fiscales deban ser investigados por sus compañeros. Si así cayó nada menos que quien fuera fiscal general del Estado, esto no puede ser motivo para evitar una búsqueda seria y valiente.

Pero la cosa parece no terminar en los organismos del Estado, sino que se habla de poderosos empresarios y conocidos periodistas que habrían participado de este esquema, recibiendo beneficios por debajo de la mesa. Esto lo dijo el mismo ministro de la Senad. Si esto es así, debe decir quiénes son, dónde están y qué papel jugaron en toda esta historia. Es fundamental que se los identifique claramente, porque de lo contrario todo el esquema se mantendrá inalterable.

Han empezado bien. Esperemos que no se pierdan por el camino, por miedo, desconocimiento o cobardía. Tienen que caer todos para que lo logrado en estos días tenga valor.

Commentarios

comentarios

Mira también

Antes de caer al fondo

La crisis política estalla, todo el mundo lo comenta, es visible, se desarrolla, hierve, o …