Miércoles , septiembre 19 2018
Inicio / Editorial / Día fundamental para la clase trabajadora

Día fundamental para la clase trabajadora

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Como pocas veces antes, la Cámara de Senadores tiene hoy la posibilidad de cambiar la historia del país al analizar el proyecto de Ley remitido por el Poder Ejecutivo, que modifica un artículo y deroga otro del Código del Trabajo.

El tema ha despertado mucha expectativa en la ciudadanía, mayoritariamente perteneciente al sector trabajador del país, puesto que, de aprobarse, se terminará la situación casi indigente de quienes perciben el salario mínimo y cada año ven como su dinero va perdiendo poder adquisitivo no alcanzando, siquiera, para sobrevivir.

Tal como están las cosas en este momento, el salario mínimo se aumenta cuando haya una inflación superior al 10%,  lo que puede tardar 2 o 3 años y que resulta en que durante ese tiempo la capacidad adquisitiva del trabajador sea cada vez menor.

Ya se ha hablado y explicado mucho sobre los detalles de esta nueva política salarial que pretende poner en marcha el Poder Ejecutivo. Lo concreto es que, de aprobarse en el Congreso, permitirá que el salario mínimo aumente anualmente, de acuerdo al Índice de Precios del Consumidor (IPC), lo que beneficiará ampliamente a la clase trabajadora.

Este es el proyecto que esta mañana tratará el Senado, y, si bien hay dictamen favorable de comisión, hay rumores de que un sector se opondría, sin ningún argumento válido salvo la muletilla de un grupo empresarial que dice que un aumento anual del mínimo hará que aumente la inflación, algo falso, tal como ha quedado hartamente demostrado.

Decíamos al comienzo que esta es una gran oportunidad que tienen los senadores de hacer historia, porque deberán decidir si sus intereses son las necesidades de la gente que los votó, o responden a intereses de sectores a los que poco y nada les interesa que se legisle para beneficiar a la ciudadanía.

No hay argumentos que puedan justificar un rechazo o mutilación de este proyecto. Esta nueva política salarial debe ser implementada cuanto antes para beneficiar a los miles de trabajadores que merecen tener una vida digna y no una eterna lucha por la supervivencia.

Este es el momento en el que veremos si el Senado legisla para el pueblo o para un sector de la clase empresarial al que le espanta la posibilidad de dar a sus trabajadores una vida digna.

Afortunadamente, hay otro sector empresarial al que no le asustan los desafíos y ha dado su total apoyo al proyecto que surgió de la mesa interinstitucional de la que participaron trabajadores y empresarios.

Es alentador que la mayoría de senadores hayan captado la urgencia del tema, por lo cual, apenas una semana después de que se le diera entrada por secretaría, el proyecto figura en el primer punto del orden del día de hoy. Lo único que nos resta es esperar que ese apuro se refleje en un estudio profundo y apoyo a esta norma, que perdurará más allá de este gobierno y este Parlamento.

Commentarios

comentarios

Mira también

Zapatero, a tus zapatos

Dicen por ahí que como diputado, Miguel Cuevas es un buen zapatero. Y debe ser …