Jueves , noviembre 23 2017
Inicio / Editorial / “Disparen contra el IPS”

“Disparen contra el IPS”

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

La situación por la que atraviesa una asegurada al Instituto de Previsión Social que padece de cáncer plantea la necesidad de abrir un debate serio y profundo sobre la cobertura que debe brindar la entidad y la que, en términos reales, hoy está en condiciones de garantizar. No es un tema simple ni que pueda abordarse de manera ligera. Su caso, como el de muchos otros, son problemas a los que hay que dar algún tipo de salida, pero, cualquiera sea ésta, tiene que ser compatible con el interés general de la mayoría de los que a diario asisten a los centros hospitalarios de la previsional en busca de atención, la cual de ningún modo puede resentirse.

Nos referimos al caso de la señora cuya familia está peleándole al IPS por todos los medios posibles, apelando a la opinión pública, etc.,  incluso por la vía judicial, la provisión de un costoso medicamento oncológico, de aproximadamente 20 millones de guaraníes. El cáncer de la señora, inicialmente de mama, uno de los más agresivos, ya hizo metástasis en los huesos y también en el cerebro, por lo que su estado es desesperante

Uno no puede permanecer indiferente al reclamo de sus familiares. Es una preciosa vida humana, una madre, una esposa, una hermana, la que se debate entre la vida y la muerte y es menester hacer todo lo que se pueda para salvarla. En tales circunstancias, no se puede pretender que sus familiares pudieran comprender que las necesidades del IPS son infinitas y los recursos financieros limitados. Tampoco se puede esperar eso de la gente de pueblo que está cien por ciento con la familia que solicita el auxilio. Es normal que así sea, se siente en el alma lo que está pasando y se escupe ira a los cielos porque no están recibiendo la ayuda que requieren.

Lo que llama la atención es que similar actitud tomen, por ejemplo, los periodistas que se autodenominan, “líderes de opinión”, quienes se pasan también despotricando violentamente contra el instituto, en una actitud, cuando menos irreflexiva, por no decir estúpida,  en lugar de plantear la problemática en su real magnitud, que comprende el interés particular de la persona afectada y, desde luego, el de la totalidad de los asegurados.

Lo que corresponde es abrir un debate lo más  racional posible entre los dueños de la previsional (empleadores y empleados) respecto al tope de montos que puede usufructuar cada asegurado en concepto de medicamentos, partiendo de los recursos de los que dispone para tal efecto, como así también de las consideraciones médicas, para que cuando las expectativas de vida son nulas, todos los que pasaren por dicho trance lo hagan sin sufrir los padecimientos por los que pasa tanta gente.

El tema desde luego que resulta espinoso y controversial. Tiene una dimensión humana y otra financiera, ninguna de las cuales se debe soslayar. Lo que no puede o no debe hacerse, ante casos como el publicitado, es desatar el infundado “disparen contra el IPS”, patrocinado por aquellos a quienes en realidad les importa tres cominos sus asegurados y el futuro de la previsional, sino solamente regocijarse con la mala onda y “demostrar” que en el instituto, así como en el país,  “todo está mal”.

Commentarios

comentarios

Mira también

¡Ni pizca de patriotismo!

¡No votarlos!… pidió el Presidente refiriéndose a los Añeteté en un reciente acto en Itapúa. …