Viernes , noviembre 16 2018
Inicio / Editorial / El “Grupete” recargado

El “Grupete” recargado

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

El nuevo mandatario tiene una rara habilidad para meterse en problemas. Los ha generado y de todo tipo y las consecuencias empiezan ya a hacerse notar, a apenas dos meses del inicio de su gestión. ¡Increíble!.

La ciudadanía mira cada vez con más inquietud lo que está pasando en el país, y a dónde irá a parar todo esto. ¿Se irá todo al tacho?, es el gran temor que flota en el ambiente.

¿Cuál fue el primer mal paso que dio el presidente? Por supuesto, la traición alevosa y descarada al líder de Honor Colorado, Horacio Cartes. HC, cuando el retoño de Don Mario venció en las internas a su candidato, “Santi” Peña, se entregó absolutamente y sin ningún condicionamiento a trabajar de lleno para la campaña colorada.

Los muchachos por supuesto vinieron a advertirle…mirá queee… no señores, sin odios ni rencores, no quiero vendettas, a trabajar todos por la unidad del partido, fue la respuesta sorprendente y admirable por parte del exjefe de Estado. Indudablemente una posición de estadista que ama a su patria y a su partido.

Finalmente quienes le dijeron “cháque”, tenían razón. Aunque usted no lo crea, Ripley dixit,  sus excompañeros de ruta, allí nomás en las elecciones que acababan de terminar,  no le dejaron renunciar y luego hasta hoy, no le dejaron jurar como senador. Y pensar que Cartes fue el más votado por el pueblo para que ocupe el cargo. Lejos, le ganó a todos. Allí está mirando el partido desde fuera, pero siempre con una palabra de aliento y buena onda, sin palos en la rueda, a beneficio del país.

Nuestro hombre se creó luego, él solito múltiples problemas, desde nombramientos inadecuados (pago de favores políticos), pasando por declaraciones intolerantes, hasta llegar a decisiones sumamente discutibles que más temprano que tarde, le meterán en problemas a la economía, un bien tan precioso, ganado limpiamente por el gobierno anterior.

Ahora, para no tener que recurrir a las fuerzas de HC, está queriendo reeditar el “Grupete”, recargarlo y que le sirva como soporte para su gobierno multicolor.

Con el Partido Colorado fracturado seriamente, y con HC fuera, eso es lo que más quiere, se propone gobernar con  los liberales, las huestes de la nunca bien ponderada Desirée y demás.  Por eso se fue a visitar ayer a Efraín Alegre, para reeditar viejos “éxitos” como cuando conspiraban contra el gobierno colorado. Habla de unidad y de un gran diálogo nacional, pero obviamente eso no incluye a la mitad más uno del Partido Colorado y a su líder, el estadista que hizo el mejor gobierno, por lejos de la historia reciente del Paraguay.

Lo único que el actual jefe de Estado debió hacer para no entrar en el laberinto en el que ahora está metido, era consolidar la unidad con HC y copiar, lo escribimos bien… copiar todo lo bueno que hizo el gobierno de Cartes. Manteniendo incluso a ministros excelentes que fueron reemplazados por escombros imputados y demás ralea.  Claro podría haberlo mejorado incluso, nadie es perfecto, pero así, tirar todo lo excelente que hizo por la borda y empezar de nuevo-todo mal- es ir directo había el abismo.

En realidad es un gobierno muy nuevo. Tiene posibilidad de rectificar rumbos aun, lamentablemente no se ve la intención, al contrario se profundizan los errores pese a todas las luces de alarma que se encienden.

Ojalá que nos equivoquemos, porque lo lamentable del caso es que si ocurre lo que advertimos, arrastrará al país detrás suyo.

Commentarios

comentarios

Mira también

Gobernar para los amigos

Esa es una de las características del clientelismo político. Hacer uso de la lapicera para …