Lunes , septiembre 24 2018
Inicio / Editorial / Elvio se fue de parranda

Elvio se fue de parranda

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Elvio Benítez. De él se trata. Primer operador del Frente Guasu en San Pedro. Como se dice en la jerga popular, macabro, por donde se lo mire.  Él, de la mano de los chuchis de las cooperativas que no quieren pagar el IVA, arrastró a su actual “aventura” en Asunción a un grupo de campesinos súper pobres y por ello manipulables políticamente, que es lo único que hace hábilmente este sujeto tantas veces denunciado, pero que sigue burlándose de todo el mundo, gracias a que sabe cómo cobijarse bajo el paraguas de la democracia.

Él “alquiló” a los campesinos para que “engrosaran” la protesta de los cooperativistas. Por supuesto que a éstos no les habrá salido barato el tema, tanto que tuvieron que “manotear” el excedente de sus entidades, dinero de los socios que requiere autorización de las respectivas asambleas para ser “distribuido”. Pero eso es harina de otro costal, aunque anotamos de paso, la flojedad de los encargados de las instituciones que supervisan el quehacer de estas entidades. ¡A ver qué hacen!

Al ser engañados, una vez más, por Benítez, un gran grupo de labriegos se marchó de la capital el fin de semana. El personaje éste rápidamente salió a aclarar que no habían desertado, sino que “fueron hasta sus distritos para informar a los otros compañeros sobre las novedades de la movilización, traer víveres y a más personas para la próxima semana”.

El mismo medio de comunicación que recogió la “aclaración” de este “líder” anotaba el siguiente párrafo:

“Sin embargo, se vio a muchos campesinos realizando colectas para recaudar dinero para comer y pagar el pasaje para regresar a casa”. En otras palabras no recibieron  nada de lo prometido para “marchar sobre Asunción” y estaban mendigando en las calles. ¡Cuántas veces ocurrió esto! Les mienten, los utilizan y mientras sus “dirigentes” hacen el negocio del siglo, para seguir viviendo sin trabajar un par de meses más, ellos son abandonados a su suerte. Finalmente el Gobierno debe poner los vehículos y la asistencia para que puedan volver a sus casas. Terrible, pero real.

Pero la historia publicada por el medio colega no termina aquí. Se registró igualmente la visita de dos ilustres parlamentarias a la Plaza de Armas. La senadora Esperanza Martínez y la diputada Rocío Casco, “quienes quieren garantizar la atención del Ministerio de Salud a los manifestantes y además llevaron su apoyo”. Sin comentarios.

Pero la guinda de la torta estaba había sido al final del suelto periodístico. Se leía:

“Benítez fue duramente criticado por sus compañeros, quienes aseguraron que el hombre no pasó la noche en la plaza con ellos y que llegó solo esta mañana”.

“Me retiré a las 21.00 y fui a recaudar información para todos los compañeros y después me quedé a descansar en Barrio Obrero, manifestó el dirigente”.

Por supuesto, no se lo creyeron. Como el de la canción “no estaba muerto…andaba de parranda”.

Commentarios

comentarios

Mira también

Por mal camino

Lo que se logró durante el gobierno del presidente Horacio Cartes no fue casualidad. Antes …