miércoles , noviembre 20 2019
Inicio / Editorial / Esta vez, no podrán

Esta vez, no podrán

Como cada vez que queda un espacio vacío, por más pequeño y temporal que sea, en el Senado, la oposición está planificando apoderarse de él y meter allí a uno de sus representantes. Paraguayo Cubas fue suspendido por 60 días, y para ese tiempo un suplente debe jurar porque la cámara no puede funcionar con menos de 45 miembros (aunque hubo períodos en los que lo hizo, pero es otra historia).

Todavía no había salido Payo de la sala de sesiones cuando ya se notaba a los integrantes de las bancadas de la oposición empezar a negociar para ver quién se quedaría con el premio. Aunque algunos pensarán que 2 meses es un tiempo demasiado corto para pelearse, la verdad es que son varios los temas fundamentales que se pueden tratar en ese tiempo, y contar con un voto más conviene a todos los bloques.

Esto ya ocurrió el año pasado, con la renuncia del oviedista Jorge Oviedo Matto, representante de un partido que no tenía suplente, por lo que el Código Electoral dice que debe asumir el suplente del partido que hubiera obtenido la mayor cantidad de votos, que es, indudablemente, la ANR. Hasta ese momento, ya habían jurado dos suplentes colorados, Enrique Riera y Martín Arévalo, pero lo habían hecho suplantando a senadores de su mismo partido, Luis Castiglioni y Óscar González Daher.

Sin embargo, y a pesar del dictamen del Tribunal Superior de Justicia Electoral y el consejo de expertos en materia electoral, que decían que la banca vacante correspondía al suplente colorado, Arnaldo Franco,  la oposición logró mayoría de votos para imponer al liberal Abel González, quien se volvió el tercer usurpador que ocupa un espacio que no le corresponde en la Cámara de Senadores.

Por eso es que resulta hasta gracioso escuchar a algunos decir que el organismo que dirimirá el caso actual será el TSJE, porque ya quedó más que claro que en el Senado lo único que funciona y se respeta es la mayoría. Otra vez ahora resulta evidente que la banca dejada vacante por Cubas debe ser ocupada por el colorado Franco, quien, en realidad, hace meses debería ser senador. Pero la oposición está dispuesta a pelear con uñas y dientes por tener un voto más en los próximos dos meses.

El problema está en que esta vez no se presentarán unidas las bancadas, porque el PLRA quiere la banca para Eusebio Ramón Ayala, y el Frente Guasu reclama que si ya los otros dos partidos se apoderaron de bancas de partidos pequeños –lo cual no es cierto porque el único caso ganó el PLRA- por qué el luguismo no va a conseguir un lugar más por esa vía, así que pretende que, aunque sea provisionalmente, su primer suplente, Miguel Fulgencio Rodríguez, jure como senador.

Seguramente, si en el caso anterior la oposición obedecía lo dispuesto por la ley y el TSJE, y aceptaba que el reemplazo de Oviedo Matto fuera el suplente colorado, en este momento podría el liberal reemplazar a Cubas, pero como eso no ocurrió, ahora no habrá forma de evitar que asuma el representante de la ANR.

Lo cierto es que este conflicto puede muy bien cortarse por lo sano, pero para eso hay que reformar la Constitución Nacional, ya que es allí donde se genera el conflicto, al establecer que los senadores titulares son 45 mientras que los suplentes, solo 30, con lo cual se deja sin opción a los partidos pequeños. Alguna vez habrá que pensarlo.

 

Commentarios

comentarios

Mira también

Voces de alarma

Pasó poco tiempo de iniciado el “estudio” del PGN 2020 en el Congreso para que …