Martes , septiembre 25 2018
Inicio / Editorial / Eterno pescador de río revuelto

Eterno pescador de río revuelto

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Si hay alguien que no tiene absolutamente nada que ver con el escándalo del fonopinchazo al Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, ese es Efraín Alegre. Y no es que creamos que el affaire solo afecta al Partido Colorado o a cierto sector del Poder Judicial o del Congreso, sino porque este sujeto no tiene ninguna estatura moral para erigirse en juez de nadie y, mucho menos, para convertirse en el paladín de la transparencia y la honestidad.

Pero no pudo con su genio. Como es el gran maestre de las conferencias de prensa, rápidamente convocó a una, a la que asistieron sumisos los periodistas de medios “independientes”, siempre dispuestos a darle cabecera a alguna denuncia en contra del gobierno, y allí, con batuta en mano, despotricó en contra de la corrupción judicial, juró sobre la biblia que “durante su gobierno” se impondría la transparencia de todos los actos públicos, y –por qué no, ya que estábamos- dijo que había que cambiar urgentemente la carátula y la situación de sus 4 operadores políticos a los que ayudó a huir de la Justicia y refugiarse en Uruguay.

El que pinchó el teléfono del secretario del JEM debe estar enterado de la vida y milagros, no solo del funcionario, sino de la gran mayoría de abogados que tienen casos activos y buscan la mejor forma de que los mismos no queden estancados por siglos en la feroz maquinaria burocrática que maneja el Palacio de Justicia.

Y que nadie venga a decir que entre esos cientos o miles de abogados que acudieron al JEM para lograr la agilización de sus trámites no está algún liberal, o, mejor dicho, algún efrainista. Por supuesto que están! Así como están disidentes y de otros sectores de la oposición. Lo que ocurre es que quienes orquestaron este escándalo tuvieron un solo objetivo, dar un golpe de gracia a la precandidatura de Santiago Peña a la Presidencia de la República y al gobierno de Horacio Cartes.

Por lo tanto, Efraín muy bien podría quedarse callado si tuviera 2 dedos de frente y pudiera entender que en cualquier momento su techo de vidrio podría estallar en mil pedazos. Pero él no es prudente, ni tiene 2 dedos de frente ni entiende nada, salvo que cualquier situación que genere crisis en el oficialismo colorado puede acercarle un poco más a su sueño dorado, el sillón principal en el Palacio de López.

Nadie piensa que Alegre es el único enmascarado que mientras habla de transparencia hace arte de magia para lograr que desaparezca el dinero del partido o logra transar en grandes negociados, sobre los intereses y las necesidades de la ciudadanía. Pero debe ser uno de los más caraduras, de lo contrario no se explica por qué actúa de manera tan desembozada y desvergonzada, gritando su compromiso con la honestidad y el saneamiento de la moral de la República, cuando que, en realidad, es uno de los peores males que debemos soportar los paraguayos.

Commentarios

comentarios

Mira también

De pantalones largos

Ayer, el Ministerio Público y el Poder Judicial se pusieron, definitivamente, los pantalones largos, en …