Jueves , abril 19 2018
Inicio / Editorial / Manotazos de ahogado

Manotazos de ahogado

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Ante la evidencia de que su candidato, Mario Abdo Benítez, está en caída libre desde hace al menos un par de meses, el diario ABC recurrió a lo que ya nos tiene acostumbrados, a operativos mediáticos que no hacen más que intentar –vanamente- encubrir la guerra sucia en la que son expertos, para ensuciar y atacar al oficialista Santiago Peña.

En realidad, esto no debiera sorprender a nadie, porque ABC y su patrón, Aldo Zuccolillo, siempre actuaron de esa manera. Basta con recordar la sucia campaña emprendida luego del magnicidio de Luis María Argaña, para proteger al “amigo entrañable” de Acero, Lino César Oviedo.

La diferencia entre esas campañas y esta última es que las víctimas del último ataque ya no se dejan amilanar por el poderoso empresario y su diario, que presume de hacer un periodismo “objetivo e independiente”. Así que en lugar de esconder la cabeza, el Ministerio de Hacienda reaccionó rápidamente aclarando las cosas, con pruebas bien documentadas, demostrando que todas las acusaciones vertidas por el matutino en contra de Peña, cuando estaba al frente de la Secretaría de Estado, son falsas y maquinadas al solo efecto de pretender perjudicarlo en su carrera electoral.

Una de las bases de la campaña del presidenciable de Honor Colorado fue su limpia trayectoria en la Función Pública, en la que, a lo largo de 20 años, se manejó con total transparencia y honestidad. El problema del grupo contrario, manejado a su antojo por el dueño de ABC, es que la gente aprendió a creerle a Peña, porque desde un principio se mostró tal como es, sin disfraces ni medias palabras, ni falsas promesas.

Así que, luego de ver que la guerra sucia de desinformación que emprendieron durante estos últimos meses no tenía resultados positivos para ellos, decidieron atacar justamente lo que para una persona de bien constituye su bagaje principal, su buen nombre. Y Santi Peña tiene un buen nombre, eso quedó demostrado sin ningún ápice de duda en estos últimos meses.

Pero además de su buen nombre, Peña también tiene la firmeza necesaria como para no dejarse amedrentar por pájaros de rapiña que no pueden soportar que haya gente que sobresalga del estiércol en el que viven desde siempre. Y por eso reaccionó de manera inmediata, no permitiendo que la basura le salpique con denuncias de corrupción sin pies ni cabeza.

Por supuesto que los grupos de Zuccolillo, ABC y Radio Cardinal, no se hicieron eco del contundente desmentido de Hacienda. Pero eso tampoco sorprendió a nadie. Las guerras orquestadas por ABC y su famoso “grupo de investigación” jamás son limpias ni bien intencionadas. Son recursos sucios que utilizan para atacar a los enemigos del patrón o tan solo a quienes no le permiten salirse con la suya como lo ha hecho toda la vida.

No importa. Las cartas están echadas, los pingos en la cancha y ahora ya solo basta que la ciudadanía manifieste su contundente rechazo al país del atraso, el negociado y el contubernio y elija el país del futuro, ese que nos garantiza una vida digna a todos sus  habitantes.

Commentarios

comentarios

Mira también

Voto cruzado para la ingobernabilidad

El patrón de ABC, Aldo Zuccolillo, anda mostrando la hilacha en los últimos días, es …