Domingo , noviembre 18 2018
Inicio / Editorial / ¿Mintió ADN o Última Hora?

¿Mintió ADN o Última Hora?

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

El presidente de la República inauguró ayer la primera obra licitada y concluida durante su mandato, que une Cruce Guaraní-Corpus Christi-Pyndoty Porã, en el departamento de Canindeyú. Al anunciar la realización del evento, algunos medios presentaron la información desde ópticas diametralmente opuestas, imposibles de conciliar.

Mientras ADN publicó como título principal de tapa “Se inaugura ruta con ahorro de U$S 18 millones”, Última Hora le daba el mismo destaque, pero resaltando “Primera ruta de la era Cartes con sobrecosto de US$ 4,5 millones”. Para el primero, el Estado salió ganando con respecto a lo que se pagaba en anteriores gobiernos, cuando el km de asfalto se facturaba a 1.100.000 dólares, frente a los 663.000 que arrojó como costo este emprendimiento. Para el diario de Vierci, aunque no tuvo el coraje de asumir en forma explícita, hubo una “tragada” millonaria, que es la acepción vulgar de “sobrecosto”. ¿Cómo se pude tener lecturas tan contrapuestas de un mismo hecho? ¿Cuál de los medios reflejó la realidad y cuál indujo deliberadamente a sus lectores a tener una visión distorsionada por medio del engaño? Veamos.

Según el contrato original, la obra de 43 km de extensión fue otorgada por un monto de 132.276 millones de guaraníes, equivalentes a 24 millones de dólares. Todos los ítems contemplados en el proyecto se ejecutaron de acuerdo a lo previsto y los costos no registraron variación, es decir, se mantuvieron en los valores mencionados, sin que experimentasen ningún “sobrecosto”.

La razón por la que hubo una diferencia de US$ 4,5 millones es muy simple y Última Hora tenía pleno conocimiento. Se sumaron obras adicionales, como barandas de seguridad, sistema de alumbrado en las rotondas, protección de los taludes, entre otras, tal como sucede en infinidad de proyectos, sin que por eso sean objeto de cuestionamientos.

Lo que hizo el diario de “Don” Antonio fue, con toda la mala fe del caso, resaltar que “hubo un sobrecosto de 4,5 millones de dólares” y no los motivos por los que se abonó esa suma, que por otra parte, no afecta al ahorro logrado por km de asfalto. Lo menciona solo al pasar, en una línea perdida a mitad del texto, a sabiendas de que si le hubiera dado el realce merecido, su “información” se hubiera ido al mismísimo tacho.

Distinto sería si el mencionado matutino criticase las obras complementarias, sea por innecesarias, por el precio que se pagó o por otras razones que estuvieran en armonía con la razón. Esto desde luego tendría que ser objeto de divulgación y denuncia. Pero no fue así. Su único fin fue  “buscar el pelo en la leche” y como no lo halló, apeló a las medidas verdades, que es la forma más cobarde de difundir mentiras.

Esta manera perversa de manipular la información se constató nuevamente en su edición electrónica de la víspera y probablemente lo repita en la impresa de hoy, a lo que se sumó activamente ABC color, amo y señor en esta materia. La obra inaugurada no tuvo la menor trascendencia, como tampoco lo que se está haciendo en el ámbito vial. Ni una palabra sobre la importancia que tiene para los miles de paraguayos que habitan y los que circulan por esa región, ni sobre su calidad, ni su costo, ni menos aún sobre afirmaciones contundentes como las del titular del MOPC, Jiménez Gaona, acerca de que ya concluyeron o están en ejecución otros 2.655 km de rutas, la mitad de los 5.370 que habían al asumir esta administración.

“Nada de buenas noticias”, es la consigna que siguen a rajatabla, prefiriendo tomar cuatro palabras pronunciadas con ironía por HC, refiriéndose a las payasadas que vienen protagonizando “Menchi” y su marido, presentadores de TV, para montar en torno a dicho tema lo único que resultar del mismo: un circo.

Commentarios

comentarios

Mira también

Sí, importa

Las redes sociales estuvieron divididas ayer entre quienes aplaudían la decisión del Senado, de terminar, …