Lunes , diciembre 10 2018
Inicio / Editorial / No está funcionando

No está funcionando

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

El conflicto entre el ministro y la viceministra de Educación es otra señal más de que las cosas no están funcionando en la selección conformada por el presidente de la República, que ni siquiera lleva 100 días en el poder, pero ya tiene tantos frentes de conflicto que parecen haberlo superado.

El ministro, Eduardo Petta, se enojó porque la viceministra, Nancy Ovelar, habría comentado que él puso como directora de Alimentación Escolar a una cocinera cercana a su familia, habiendo expertas nutricionistas que forman parte del plantel del ministerio, por lo que ni siquiera necesitaban ser contratadas. Como represalia, él habló del marido de ella y de la cantidad de rubros de docente que tendría y de un trabajo de fiscalización por el que habría cobrado millonadas, y no realizó.

Cualquiera pensaría que eéta es una pelea callejera, pero resulta que están involucradas las máximas autoridades de uno de los ministerios más sensibles y prioritarios para definir el modelo de país que vamos a construir durante los próximos 5 años. Es una vergüenza que a esta altura del partido, Petta y Ovelar se estén sacando los ojos por cuestiones retorcidas y que demuestran que ninguno de los 2 tiene un accionar transparente ni creíble.

Si por lo menos la pelea hubiera sido por algún programa educativo que uno quiso poner en marcha y el otro se opuso, uno respetaría a los contendientes. Pero esta trifulca no tiene nada de respetable y sí mucho de vergonzoso. Lo peor de todo es que demuestra a las claras que el presidente de la República conformó su gabinete exclusivamente en base a los favores políticos obtenidos y no por mérito de alguno de los nombrados, por lo menos, no de varios de ellos.

Nadie sabe cómo se solucionará esta crisis. Se irá Petta o se irá Ovelar, o se irán los 2, que es el planteamiento que ya hicieron los gremios de docentes, hartos de que la cúpula del MEC les haga competencia en materia de circos y escándalos.

Lo que sí se sabe es que nada de lo que pudiera ocurrir con este show generará algún beneficio a chicas y chicos en edad escolar, que dependen absolutamente de la capacidad que tengan quienes deben marcar la línea a seguir en materia educativa en el país, si se pretende que los futuros egresados de las instituciones educativas puedan competir con igualdad de condiciones con sus pares de la región.

Mientras el ministro y la viceministra se sacan los ojos, alentando el show mediático al que tan propenso es él, la educación en el Paraguay se ahoga por inanición e indiferencia, y nadie parece demasiado interesado en buscarle una solución. Lo único que podemos pensar es que no hay ninguna forma de que esto pudiera cambiar en el próximo lustro.

Tampoco nos da demasiada esperanza la posibilidad de que Petta tenga que dejar el cargo, ya que, con el criterio del presidente, de premiar las lealtades y no la meritocracia, lo más probable es que elija nuevamente a alguien que no esté a la altura del desafío, pero que sí haya gritado lo suficientemente fuerte, a favor de su candidatura, durante las internas partidarias. Triste, pero cierto.

Commentarios

comentarios

Mira también

Oportunistas y haraganes

Desde sus orígenes fue un  gran engaño. Una estafa nacional. Un supuesto impoluto obispo que …