Domingo , noviembre 19 2017
Inicio / Editorial / ¿QUO VADIS?

¿QUO VADIS?

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Son incansables en su perversa decisión de crear zozobra en la ciudadanía y señalar al gobierno como el responsable de todos los males con los que la gente debe vivir permanentemente. Nada les importa, nada les calza, solo quieren generar descontento, rabia, odio, porque la camandulería es la única herramienta de la que pueden echar mano. Por supuesto, el objetivo final es bajar a HC de la carrera presidencial que se viene, porque éste los arrollará limpiamente si le dejan competir. Ni siquiera van a pasar la interna de la ANR, como pasó en la carrera por la titularidad del partido,  y eso lo saben muy bien. No van a llegar, ni locos, con Cartes al frente de un movimiento electoralista.

Los disidentes colorados –cada vez menos colorados y más disidentes- llevan casi 2 años en esta tarea de desestabilizar, no al gobierno, sino al país. Aunque varios de ellos tienen trayectoria dentro de la ANR, algunos –que son los que en realidad manejan el grupo- no están acostumbrados al juego político ni tienen cintura para adecuarse a las situaciones y buscar una salida que no sea tan drástica, como las trampas que le pusieron al presupuesto, algo que podría dañar severamente la gobernabilidad y la imagen internacional del país, que está mejor que nunca. Que lo digan los organizadores del Dakar y demás…

No olvidemos que el líder de este sector es alguien que proviene de la “tierna podredumbre” stronista, nada menos que el hijo del célebre “Don Mario”, eterno “secre” del tiranosaurio. Por supuesto habrá absorbido una amplia educación autoritaria en semejante entorno. Luego están el antipático Bacchetta, quien compró limpiamente su banca, el rey de los traidores, el pastor mentiroso Wiens, etc.

Estos excolorados, actualmente solamente “marioabdistas”, no tienen vergüenza de boicotear abiertamente a un gobierno que surgió del mismo partido. ¿Por qué enojarse con Desirée o Efraín?, si ellos son opositores, están ejerciendo su rol. Nunca fueron más que eso ni llegarían más lejos que eso. Aquí los verdaderos culpables de lo que está pasando, es este grupúsculo de marioabdistas, porque  de colorados ya no tienen nada y por supuesto el electorado de este partido recordará esta traición cuando llegue la hora de la verdad.  Aunque luego intentarán justificarla seguramente.

Satanizaron de tal manera la enmienda que llegaron a convencer a algunos sectores de que el oficialismo colorado pretendía utilizar la violencia para imponer su criterio cuando que, en realidad, eran ellos los que utilizaban tramoyas de todo tipo como forma de impedir el tratamiento del proyecto por temor a que HC quede habilitado y su escuálido candidato se vaya al bombo.

Ahora, ni bien la ANR decidió recurrir a la participación ciudadana para conseguir firmas que soliciten la enmienda, estos personajes empezaron a decir que se presionaba a los funcionarios públicos para que firmen las planillas correspondientes. Expertos en los métodos nazis de lanzar calumnias a los cuatro vientos para que alguna quede y convenza, no mostraron ni una sola denuncia seria, alguna prueba o aunque sea la opinión de algún funcionario que haya sido obligado a firmar.

Dicen que los funcionarios públicos no deben firmar las planillas, aunque estén de acuerdo con la enmienda, porque laboralmente dependen del Ejecutivo. Parecen olvidar que en este país, hasta ahora, el Estado es el principal contratista de trabajadores paraguayos y si se les hace caso, la mayor parte de la ciudadanía no podría dar su opinión; ergo, toda esta campaña que quiere que la gente sea la que decida, no serviría de nada porque la mayoría no habría tenido oportunidad de expresarse.

Ninguna de sus denuncias ni acciones resisten un mínimo análisis serio. A pesar de ello, a través de la manipulación a la que tan acostumbrados están, con su principal corifeo el diario ABC Color,  logran convencer a un importante sector de la ciudadanía, aunque hasta ahora no les alcance para lograr el verdadero objetivo que persiguen, desestabilizar al gobierno, lo cual significa desestabilizar al país.

Quizás sea el momento de pensar en que deberían recapacitar y pensar a donde los conduce todo esto.  En el improbabilísimo caso de que lleguen a competir por el gobierno y logren hacerse de las riendas del poder, de ¿Qué les serviría llegar a la cúspide en un país destrozado económicamente y profundamente dividido? Porque además estos no tienen el poder económico de HC, llegarán con ansias de meter la mano en las latas, que estarán vacías…terrible.

Corresponde entonces aquella admonición bíblica: ¿Quo Vadis? señores…

Commentarios

comentarios

Mira también

La lucha “selectiva” de Acero y Vierci

En los últimos días, diarios y canales de la Capital le dieron amplio destaque a …