Martes , septiembre 25 2018
Inicio / Editorial / Seamos elegantes…

Seamos elegantes…

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Para seguir los pasos a nuestros políticos y aproximarnos a lo que verdaderamente piensan, nunca, pero nunca, debemos guiarnos por las declaraciones generales que acostumbran realizar, sino por las posiciones que adoptan frente a determinados hechos concretos de la realidad. Es un axioma difícil de refutar, salvo casos excepcionales, contados con los dedos de una mano. Pueden anunciar que el cielo está despejado y a los pocos minutos se desata una terrible tormenta, pueden proclamar la paz y acto seguido desenfundar las hachas de guerra, o pueden llenarse la boca de frases relativas al respeto a la institucionalidad, pero alentar en voz baja el desconocimiento de los fallos de la Corte.

Es con este enfoque como debemos analizar la crisis que sacude actualmente al partido colorado, a raíz de la acción de un grupo de senadores pertenecientes al movimiento “Colorado Añetete, que busca impedir por todos los medios que Horacio Cartes asuma su banca en el Senado, pese a contar con el aval de todos los órganos jurisdiccionales y del veredicto en las urnas; pilares fundamentales del Estado de Derecho y de la democracia.

El primer capítulo de esta historia se produjo el pasado 30 de mayo, cuando, dadas las anunciadas ausencias de senador colorados de la exdisidencia, el Congreso no tuvo el quorum necesario para aceptar la renuncia de HC; un requisito constitucional para que jure como senador activo el próximo 30 de junio.

En el marco de la tensa situación y de declaraciones de “alto voltaje” entre las partes, la Comisión Ejecutiva de la ANR se reunió el pasado lunes y resolvió promover un “diálogo sin intermediarios”, directamente entre Cartes y Mario Abdo, pero no asumió una posición política ni convocó a la Junta de Gobierno, en la que están representados los movimientos en pugna, para que hiciera lo propio. Este podría considerarse el segundo capítulo.

Dicha propuesta no tuvo resultado positivo, al menos hasta ahora, habiendo transcurrido casi toda la semana desde que se hizo pública. Al contrario, ayer se produjeron tres hechos que apuntan en sentido contrario al de un “arreglo amistoso”. Primero, el presidente electo informó su decisión de nombrar como futuro secretario de la Sicom a Alejandro Peralta Vierci, quien hasta el miércoles fuera director de Comunicación de los medios de “Don Antonio”, dedicados en su totalidad a desplegar campañas infames contra el gobierno de Cartes, desde agosto del 2013 hasta la fecha. ¡Vaya mensaje!

Posteriormente, durante un acto realizado en Mariano Roque Alonso, Marito fue consultado por un periodista de radio 1000 sobre la propuesta de reunión con HC, la que hizo la conducción de su partido y se publicó por todos los medios. Y su respuesta de menos de 10 segundos fue: “No tengo nada al respecto. Escuché al aire (por radio) pero nadie me habló”.

Finalmente, en horas de la tarde, en ocasión de la visita que recibió de una delegación de dirigentes del Alto Paraná, el futuro presidente terminó de escribir lo que podría ser considerado el tercer capítulo, al declarar que “nadie puede estar sobre la República y sobre el partido (¿?). Ningún triunfo vale la pena bajo la tumba de los principios y (se equivocan) quienes creen que me van a doblegar con amenazas, con chantaje”, si bien a nada de esto le puso nombre y apellido.

No sabemos cómo seguirá esta historia, aunque no resulta muy difícil de imaginar. Lo que sí sabemos es que la proposición de la Comisión Ejecutiva de la ANR fue olímpicamente ignorada por Abdo Benítez. Y a juzgar por los hechos, podemos presumir que desde las filas de Añetete, incluyendo a su propio líder, solo hablan del “buen tiempo”, del respeto a la “institucionalidad” y de la importancia del “diálogo”, pero, en la práctica, lo que hacen es sembrar tormentas, afilar las hachas y alentar sin pausa el desconocimiento de lo dispuesto por las instituciones y el resultado de la voluntad popular.

¿Hipocresía? ¿Cinismo? Llamémosle doble discurso, para ser elegantes…

Commentarios

comentarios

Mira también

Pobre Marly…

Hay temas que deben ser investigados independientemente de la poca o nula autoridad moral del …