Sábado , diciembre 3 2016
Inicio / Editorial / Vándalos y desvergonzados

Vándalos y desvergonzados

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

¡Qué tiempos aquellos en la ANDE, cuando la administraba el ingeniero Enzo Debernardi. La entidad era como un banco, los trabajadores ya tenían importantes beneficios, altos sueldos, pero para nada escandalosos. Y todo el mundo cumplía con su deber al pie de la letra. El “tano” como le llamaban,era inflexible. No perdonaba jamás la ineficiencia ni la haraganería. Los vehículos de la entidad brillaban como nuevos, bien cuidados y lavaditos todos los días.

La ANDE era un orgullo. Y conste que eran días de difíciles negociaciones para el futuro, como el caso de las tripartitas para la armonización de las represas sobre el río Paraná. Los brasileños como siempre intentaban  llevarse todo, no dejar ni siquiera las migajas que cayeron de la mesa. Le tenían miedo a Debernardi en la mesa de negociaciones. Ello es mucho decir dados los tiempos que corrían.

Lamentablemente se fue Debernardi y vinieron otros administradores. En principio eran bastante buenos también. Pero poco a poco, se fueron decantando para peor. Hasta que llegaron los “administradores” de la era luguista donde todo tocó fondo.

Con tal de hacerse los simpáticos para el populacho de la entidad y pensando quizá en un futuro político, al que jamás accedieron, cometieron todo tipo de tropelías en la administración del ente.  Total el dinero no es de ellos, es del pueblo, que tiene que vérselas sin un p…peso,en tanto los obreros de la ANDE ganan como en el primer mundo.

Tienen todo tipo de beneficios, lo más increíble, dos y hasta tres aguinaldos, bonificaciones,  extras por tal cosa, extras por otra…la situación es insostenible y el gobierno así lo dio a entender. Estos beneficios no corren más, no hay más dinero para trapisondas. Pero no. Los dirigentes sindicales luguistas de la entidad armaron una huelga para protestar y para presionar al gobierno por los recortes  en el presupuesto.

De inmediato, tomada la decisiónde ir a la huelga hay que salir a cortar calles. Nada mejor que la avenida España para eso. Se produjo una descomunal  desbandada hacia calles alternativas y los colectivos arrancaban cables y ramas a su paso por las estrechas calles de Las Mercedes. También la gente desfallecía en muchos barrios asuncenos…a los que no les repusieron la luz desde el último temporal.

Era, como dijo alguien en las radios…como para matarlos. Pero ellos… no, estaban satisfechos con su “medida de fuerza”.

El gobierno debe mantenerse inflexible. El que trabaja que cobre lo razonable. Ni un peso más. Aquello de repartir plata pensando en los votos, ya fue. Aunque quizás para estas cosas es que piensan votarle de nuevo a Lugo…

Commentarios

comentarios

Mira también

Una, delirante, otros, pollerudos

Lo que hicieron los senadores de la disidencia colorada y la oposición, en la sesión …