Sergio Moro, ministro de Justicia y Seguridad Pública del Brasil.
Inicio / Impreso / Ministro estrella de Bolsonaro habría dado indicios de que quiere renunciar

Ministro estrella de Bolsonaro habría dado indicios de que quiere renunciar

¿Otro frente de guerra interna en el gobierno de Jair Bolsonaro? El ministro de Justicia y Seguridad Pública del Brasil, Sergio Moro, habría comentado su intención de renunciar debido a supuestas desinteligencias con el presidente, informó la prensa local. El exjuez y mentor de la causa Lava Jato “llegó a hablar con asesores sobre una posible dimisión”, escribió el sitio de noticias O Antagonista.

BRASILIA.- Según esa publicación generalmente bien informada sobre la causa del Lava Jato, Moro manifestó reservadamente su disgusto con Bolsonaro, quien suele repetir que él “es quien manda” y da a entender que no acepta que funcionarios le hagan “sombra”.

En recientes encuestas Bolsonaro perdió aprobación del público mientras Moro es el ministro con mejor imagen.

Además el ministro habría dicho a sus colaboradores que su gestión es objeto de “sabotajes” como el intento de retirar de su cartera el COAF, un organismo de control de los movimientos financieros.

Moro es un experto en delitos financieros, conocimiento que aplicó en la causa Lava Jato, que desbarató una red de corrupción inédita en Brasil con ramificaciones en unas decenas de países latinoamericanos.

A través del COAF se reveló meses atrás una trama de pagos presuntamente ilegales realizados por el hijo del presidente, el actual senador Flavio Bolsonaro.

INTERNAS

Poco después de asumir, los medios en Brasil comenzaron a hacerse eco de internas al interior del gobierno de Bolsonaro. La “guerra interna” tendría su eje entre los desacuerdos entre el gurú filosófico de Bolsonaro, el brasileño Olavo de Carvalho, y el vicepresidente Hamilton Mourao.

En febrero, el filósofo dijo al vicepresidente: “usted conquistó su parcela de poder llevado de prestado por un movimiento popular” que votó a Bolsonaro en los comicios del pasado 28 de octubre.

Las críticas del pensador de extrema derecha arreciaron junto con las cada vez más tirantes relaciones entre Bolsonaro y su vicepresidente.

Uno de los puntos donde ambos parecen chocar es la arena de la política internacional. Por ejemplo, el general en la reserva rechazó la idea de trasladar la embajada en Israel y se moderó respecto a Venezuela. Pidió sostener el Mercosur y no romper con China, según informa la prensa local ya desde antes de que la fórmula asuma.

 

Commentarios

comentarios

Mira también

Por primera vez en década, una vacuna contra el VIH llegó a la última fase de ensayos

NUEVA YORK. No sólo el coronavirus. Mientras se multiplican las vacunas contra el covid-19 y …